Mala
1.3Nota Final
Historia
Guión
Actuación
Ritmo
Puntuación de los lectores 0 Votos

Del cine independiente llega a las salas de cinematográficas con Silencio, una película mexicana que cumple con la característica de todo producto hecho por mexicanos en México: desaprovechan toda buena premisa desarrollando un guión vacío, diálogos huecos y provocando islas en las actuaciones. Prácticamente lo que vemos es el trabajo de Lorena Villareal cometiendo los mismos errores que Kuno Becker.

Silencio es una historia de lo paranormal, supuestamente basada en hechos reales. Es la historia de Ana, interpretada por Melina Matthews, una niña que es salvada de un accidente automovilístico gracias a que su abuelo pudo viajar en el tiempo y espacio para evitar que perdiera la vida junto a sus padres y hermana. El abuelo de Ana es James, interpretado por John Noble, un científico que descubre un meteorito que brinda a quien lo posea: poderes de clarividencia para hablar con los muertos así como transportarse al pasado para salvar una vida. Por accidente viaja al lugar de Silencio y antes del accidente que le arrebata a su familia, salva  a su nieta para después esconder la roca y que no sea mal usada. Pasan los años y Ana debe revivir el trauma de perder a su familia luego de que hay alguien que sabe de la piedra y quiere su poder.

LEE: El día de la unión, me hizo volver a creer en el cine mexicano

El argumento es fresco para el cine mexicano, se antoja para lo paranormal y metafísico, con acción e intriga pero no. El principal error lo lleva Lorena Villareal que funge como productora, directora y escritora, le pasó lo mismo que a Kuno Becker en El día de la unión, nadie le advirtió que sus diálogos eran sosos, que la trama era predecible y carecía de sorpresas, aunque debo reconocer que la cinta tiene dos momentos interesantes pero dura más de dos horas y la película le urge una mejor edición, principalmente en los espacios entre diálogos o las islas de silencio.

La fotografía y la edición son flojas, porque por momentos son buenas para la narrativa, pero repetir imágenes y mostrar encuadres innecesarios son reflejo de pereza o carencia de creatividad en la planificación del Story Board.

Las actuaciones son promedio, de hecho siento que desaprovecharon la capacidad de la mayoría, y la culpa recae de nuevo en Lorena Villareal que en su segundo largometraje no supo dirigir a los actores: John Noble (El Señor de los Anillos, Fringe), Rupert Graves (V for Vendetta, Sherlock), Melina Matthews (Mamá), Michel Chauvet (La querida del Centauro, Archivo 253), Tina Romero (Alucarda) y Hoze Meléndez (Sueño en otro idioma, Almacenados).

La película está extrañamente hablada en español e inglés, en marketing entiendo que la producción trata de que el público latino pague y sea redituable pero cinematográficamente, el argumento para que sea bilingüe es pobre y hasta barato.

Comentarios