El escultor mexicano Enrique Carbajal “Sebastián” anunció que en pocos meses, montará en Tijuana, una escultura monumental de 48 metros de altura que llevará por nombre La Puerta de las Américas. Se trata de una obra abstracta con imágenes del calendario azteca.

El artista plástico resaltó la importancia de descubrir la vocación verdadera y mantener esa entrega “hasta la muerte”, para encontrar el sentido de la vida tanto en lo personal como en lo profesional. “Yo les diría a los jóvenes tengan una vocación inquebrantable y luchen por ella, puede ser que no tengan el gran talento pero si tienen la vocación, el noventa por ciento del trabajo y de entrega, los llevará al éxito”, dijo.

La escultura para Tijuana se realizó por cooperación y no con erario; está prácticamente concluida sólo requiere terminar dos sencillos módulos para ser montada, dentro de unos meses, en un terreno cerca de la línea fronteriza. Se trata de una figura abstracta con una altura de 48 metros que incluye los símbolos nahueolin del calendario azteca.

“Son los cuatro rumbos del universo en cónicas de geometría cuántica, las serpientes del calendarios hechas en geometría topológica, un vértice hacia arriba como símbolo del dios sol”, expuso Sebastián tras precisar que esta obra artística invitará a los caminantes a entrar por esa puerta para encontrarse con una cultura y una religión extraordinaria a través de una escultura moderna y contemporánea.

LEE: El aeropuerto también tiene la escultura con las letras de Tijuana

Sebastián mencionó que cuenta con una paleta propia de colores registrada que incluye también su seudónimo como azul Sebastián, rojo Sebastián, amarillo Sebastián, entre otros más. Estos colores los utiliza en las obras urbanas monumentales para que puedan ser fácilmente identificadas dentro de la misma urbe y a distancia.

El artista mexicano tiene su propia organización para el mantenimiento de sus esculturas monumentales, la Fundación Sebastián que por lo general propone para el cuidado y limpieza de las mismas. En México, dijo, no se tiene la cultura del mantenimiento para que las piezas perduren por más tiempo sino por siempre, les prolonga la vida y es más barato, por el contrario, se apuesta a la restauración cuando la pieza ya está perdida y resulta más caro.

Comentarios