Mala
1.9Nota Final
Historia
Guion
Actuación
Ritmo
Efectos Especiales
Puntuación de los lectores 1 Voto

La producción de las series de Black Mirror a manos de Netflix cambió y probablemente fue la peor decisión que tomó el proyecto. La cuarta temporada fue extraña pero se mantuvo en el tono que la hizo famosa, pero la quinta temporada resulta común, completamente olvidable con guiones básicos, actuaciones cumplidoras y dirección más cercana al melodrama que a la ficción.

Los 3 capítulos de la quinta temporada de Black Mirror se basan en problemas exagerados de nuestra cotidianidad. El primer episodio: Strikling Vipers nos lleva a la realidad aumentada y se trata de un par de amigos que descubren su pansexualidad y atracción sexual mientras se divierten en un videojuego, en donde al conectarse ellos se convierten en los personajes y son libres de pelear o deahogar de otras formas sus pasiones. El segundo episodio: Smithereens, nos habla de una persona frustrada con un odio hacia una empresa creadora de una red social, secuestra a empleados como una forma de venganza y para enviar un mensaje cursi. El tercero: Rachel, Jack y Ashley Too, es un episodio oscuro de Hanna Montana, incluyendo que participa Miley Cirus y el humor es digno de una comedia de bajo presupuesto.

LEE: ¿Por qué debo ver la serie Black Mirror y qué significa?

Black Mirror se alejó de las primeras tres temporadas en donde mostraban futuros distópicos, en donde las situaciones son más atrevidas y los personajes son más complejos, por ende con guiones con mayor cohesión que no se permitían los espacios muertos. La estética original de la serie era oscura, por momentos tensa. La quinta temporada es todo lo contrario, por momentos es una serie de compañía que te permite ir por botana y regresar sin haberte perdido nada.

LEE: Bandersnatch, una experiencia que demanda atención

Incluir a actores de renombre no funcionaron, no aportan, no lucen, son completamente sustituibles. Para mi, simplemente esta temporada no existió al igual que tampoco el intento de Little Black Mirror, el proyecto de los NO actores Juan Pablo Zurita y Lele Pons, que insisto, no son actores, que sus videos en redes son mal actuados y solo funcionan para divertirse 30 segundos no para echar a perder una gran franquicia que ha perdido el rumbo.

Comentarios