De los besos apasionados a María Félix o Silvia Pinal, el actor, periodista, escritor, etnólogo, pintor, político y viajero del mundo por convicción, Carlos Bracho, logra en cada presentación fomentar la lectura en Baja California.

En el marco de la celebración del 17 Festival de Octubre, la tarde de este lunes, el controversial “Cayetano”, llegó a la Sala de Conferencias del Centro Estatal de las Artes, Ceart, donde, con su imponente voz, hizo la presentación de su más reciente libro “Los muertos hablan”.

LEE: No sabrás si enojarte o reírte, Cuna de Votos de Chumel Torres

 Junto a Ignacio Trejo, este ejemplar, logra acercar a los lectores quince entrevistas con personajes de la historia mundial, logradas a través del estudio biográfico y legado de cada uno de ellos, e interpretados con un texto novelado en cada una de las narraciones.

Con su reciente obra, los autores contemporáneos conversan con los fallecidos de otras épocas. Incluso charlan con personajes de obras. Obras que transportan a la intimidad de mundos que no fueron, pero que podrían haber existido, entre ellos la Mona Lisa.

Gran parte de los personajes de este ejemplar literario son italianos, debido a la influencia innegable para los mexicanos, debido a que Grecia, Italia y México están vinculados desde la antigüedad.

Otro de los grandes personajes que cierra la amena propuesta literaria es Jesucristo, donde el lector podrá conocer de primera mano algunos de los pasajes que el autor quiso indagarle.

Otros títulos que ha publicado, entre ellos La Lujuria del Gurmet, donde mezcla el erotismo con la gastronomía, otra de sus grandes pasiones, gracias a la vida de viajero a nivel mundial que ha tenido.

A sus 81 años, el actor, demostró que su multifacética vida lo ha llevado a lograr importantes proyectos, desde columnista gastronómico en importantes publicaciones, hasta la conclusión de novelas y otros proyectos literarios, pasando por la actuación con grandes íconos del espectáculo, así como su intervención en aspectos políticos y sociales de México.

Comentarios