Las infecciones vaginales afectan a mujeres de todas las edades, tanto activas sexualmente como a las que no. La infección en zonas íntimas es una de las razones principales de visita al médico, pues las mujeres saben que es importante reportar con el especialista  cualquier molestia o irregularidad.

“El órgano reproductor femenino secreta un flujo vaginal normal, pero por diversas condiciones de higiene principalmente o debido a cambios hormonales, puede verse alterado y presentar alguna enfermedad infecciosa; que en el peor de los casos derivará en cáncer cérvico uterino; con una mayor presencia entre 20 y 29 años“, explicó el doctor Ramón Rojo López, director de la Unidad de Medicina Familiar 39 del Instituto Mexicano del Seguro Social, IMSS en Tecate.

La vagina realiza una actividad de auto limpieza mediante un líquido blanquecino que sanea las paredes vaginales; el nivel de acidez de este fluido (ph) contribuye a prevenir posibles infecciones. Sin embargo, si sufre alguna alteración, surgen las infecciones, sequedad, ardor  y dolor, tanto al mantener relaciones sexuales como al orinar.

En algunas ocasiones las mujeres no detectan los síntomas porque no son severos, de tal forma que es importante revisarse con regularidad para detectar cualquier problema de salud que pase desapercibido.

LEE: ¿Qué ejercicios son los mejores durante el embarazo?

 Para evitar estas afectaciones, es recomendable seguir algunas prácticas de correcta higiene: asearse una vez al día con agua y jabón neutro para no romper el equilibrio del ph vaginal, mantener el área limpia y seca, no usar ropa ajustada y mantener un bajo nivel de estrés.

Otras de las recomendaciones son: una dieta equilibrada;  alimentos ricos en vitamina C ya que ayudan a impedir el crecimiento de bacterias en la orina y prestar atención especial a la higiene durante la menstruación.

Ante cualquier molestia o irregularidad en su área genital hay que acudir con un especialista, revisarse regularmente y a realizarse el estudio de papanicolau para descartar la presencia del virus del papiloma humano; la finalidad es detectar oportunamente infecciones desde leves hasta las que pueden poner en riesgo la vida.

Comentarios