La esofagitis es una enfermedad causada por alimentos como carne, leche y  consumo de alcohol. Si se abusa de esos alimentos, se recomienda evitar frutas cítricas y  alimentos irritantes pues los síntomas son causados principalmente por una mala alimentación, el consumo de alcohol y cigarrillo.

La esofagitis es provocada  por el reflujo de líquido que contiene ácido que va del estómago hacia el esófago. Se trata de una irritación e hinchazón del esófago  -tubo muscular que transporta la comida de la garganta al estómago-; es propiciada por ciertos alimentos como leche, huevo, frijoles, carne; el cigarrillo, el alcohol.

 “Algunas personas con sistemas inmunitarios debilitados por el VIH u otras enfermedades en la sangre, cirugías o radiación en el pecho -por algún tratamiento para el cáncer- y algunos fármacos, eventualmente sufren infecciones que llevan a esofagitis”, comentó Ramón Rojo López, director de la Unidad de Medicina Familiar 39 del Instituto Mexicano del Seguro Social, IMSS en Tecate.

La infección puede provocar llagas llamadas úlceras y síntomas que abarcan tos, dificultad o dolor para deglutir, acidez gástrica (reflujo de ácido), ronquera,  dolor de garganta y disminución de apetito. En los niños pequeños los signos son dificultades en la alimentación y retraso en el desarrollo.

LEE: Si tienes dolor y ardor en el abdomen, podría ser úlcera péptica

 Es muy importante acudir a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) cuando los síntomas duran más dos días o presenta molestias al comer, fiebre, dolor de cabeza  y experimenta dolor en el pecho que dura más de unos minutos.

Para prevenir hay que evitar los alimentos que aumentan el reflujo como frutas cítricas, tomates y alimentos picantes;  comer en más pequeñas porciones que lo acostumbrado y evitar la ingesta tres horas antes de irse a la cama;  recomendó tomar las pastillas con abundante agua, mantener un peso saludable, realizar ejercicio y dejar el hábito de fumar.

Comentarios