Más de doscientos centroamericanos se quedaron a dormir en la explanada del cruce peatonal de la garita de San Ysidro, en lo que se conoce como Ped West de la zona de El Chaparral en Tijuana. Los integrantes de la Caravana Migrante, luego de provocar el cierre de la garita, decidieron quedarse a dormir en la vía pública ante la desesperación de atención y orientación para tramitar el asilo humanitario y cruzar a Estados Unidos.

Albergue Benito Juárez, zona Centro de Tijuana

El jueves se tornó tenso luego de que la desesperación matutina llevó a un grupo mayor a cien centroamericanos a abandonar el albergue en la zona Centro de Tijuana en donde duermen 4 mil 500 migrantes y marchar para llegar a la garita. Sumaron más de 200 que cargaban sus cobijas y ropa, y marcharon literalmente hombro con hombro provocando la sorpresa de las autoridades policiacas mexicanas y estadounidenses. La Policía Federal los contuvo y los desvío para que no llegaran a los carriles vehiculares y se pudieran manifestar en el lugar donde se tramitan los asilos humanitarios, en donde hace 2 años llegaron más de 10 mil haitianos en la pasada crisis humanitaria.

Protección Fronteriza de San Diego, California decidió cerrar la garita por 40 minutos, ajustar sus estrategias y limitar el paso vehicular  y peatonal. Para fortuna fue Día de Acción de Gracias, no había actividad laboral ni educativa, la demanda por cruzar la frontera era baja, pero fue lenta y estresante.

Mientras los migrantes estaban desconcertados en El Chaparral sin saber a dónde moverse ni con quién hablar, a menos de 500 metros la Oficina de Protección Fronteriza CBP reacomodó los obstáculos, las púas y las vallas; de los 26 carriles para cruzar la frontera de sur a norte, solo habilitaron 15 con cierres intermitentes y parciales. CBP tenía agentes antimotines antes y después de las casetas y en punto de las 2 de la tarde, cerraron la garita por completo durante 15 minutos para realizar un simulacro – entrenamiento y así estar preparado para un supuesto ingreso violento de los centroamericanos.

Se han cumplido 12 días, desde el 11 de octubre en el que llegó el primer contingente de 85 centroamericanos y han sido menos de 500 los que han solicitado el asilo humanitario, el apoyo migratorio solo es de voluntarios y es lento pues solo se tramitan 40 a diario y las citas de migración en Estados Unidos van a tomar hasta 3 meses.

LEE: Alcaldía culpa a Derechos Humanos de impedir control de la caravana

El alcalde famoso por sus reflexiones de Derechos Humanos se acaba de dar cuenta que  Tijuana se enfrenta a una crisis humanitaria. Este jueves se peleó con la Comisión Nacional de Derechos Humanos acusando que no lo dejan trabajar y no lo dejan procesar ante el Instituto Nacional de Migración a los 108 centroamericanos que han arrestado por consumir bebidas embriagantes en la vía pública, fumar marihuana o participar en riñas y un caso de intento de abuso sexual.

LEE: Más de 100 centroamericanos han sido detenidos en Tijuana

Las cifras en Baja California ahora son: 8 mil 200 migrantes, 2 niños hospitalizados por neumonía, se han dado 2 mil consultas médicas, 886 han presentado problemas respiratorios, se han servido 36 mil raciones de comida, entregado 10 mil artículos de higiene, 8 mil cobijas, hay 40 embarazadas y los migrantes han pedido 5 mil preservativos. En Tijuana hay un total de 4,731, Hombres 2,965, Mujeres 904, Niños 418 y Niñas 444. El gimnasio que funciona como albergue para 4 mil 500 solo tiene 21 baños y 9 regaderas.

Comentarios