El gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, se refirió en su videoconferencia en vivo al cateo realizado el viernes 8 de mayo en curso, por la Fiscalía General del Estado (FGE) en la mansión que su antecesor Francisco Arturo “Kiko” Vega construyó en el fraccionamiento Cumbres de Juárez, en esta ciudad, para aclarar que “no es cacería de brujas, es justicia”, una demanda de los bajacalifornianos para castigar a exfuncionarios corruptos.

Hizo alusión al tema al inicio y al final de la videoconferencia sabatina, transmitida en redes sociales y compartido con todos los medios locales, regionales y nacionales que dan seguimiento a este ejercicio de comunicación social, en el que el propio gobernador Bonilla Valdez anunció que, a partir de esta fecha, estará informando sobre estos temas.

LEE: Denuncian operaciones simuladas por 1,586 millones en la administración de “Kiko” Vega

Dijo el mandatario estatal que la Fiscalía General del Estado (FGE) determinó llevar a cabo tal acción al mediodía del pasado viernes, a raíz de la gran cantidad de información que ha obtenido en las denuncias que fueron formalmente presentadas en contra del exgobernador panista Vega de Lamadrid, así como contra su esposa Brenda Ruacho de Vega, ex presidenta del DIF estatal. 

En el caso de las acusaciones que pesan en contra de “Kiko” Vega, involucran también a sus ex titulares de Planeación y Finanzas, Antonio Valladolid y Bladimiro Hernández, así como un gran número de funcionarios estatales que intervinieron en el esquema de desvío de más de 1,700 millones de pesos mediante facturas apócrifas de empresas “fantasmas”, lo que ya es público. 

LEE: ¿Por qué catearon el domicilio del exgobernador “Kiko” Vega?

En cuanto a la denuncia que pesa en contra de la esposa del exgobernador y expresidenta de DIF Baja California, señora Brenda Ruacho de Vega, “se le ha acusado de desvío de fondos del DIF, situación que se torna delicada, puesto que son recursos que pertenecen a las familias, a las niñas y niños y a los programas sociales; y aunque había declarado que iba a comparecer, esto no ha ocurrido”, dijo. 

En este contexto, el gobernador Bonilla Valdez  puntualizó: “No es cacería de brujas, es justicia, y esto es lo que la gente me pide todos los días; ya llevamos seis meses en el gobierno elaborando una carpeta y llegó el momento de que el señor ex gobernador venga a rendir cuentas, él y todos sus funcionarios, que están involucrados en estos fraudes; durante la campaña dijimos que íbamos a llegar y esclarecer, caiga quien caiga”.

No omitió referirse a comentarios recientes que en redes sociales hizo en tono de crítica (por el cateo que hizo la FGE) el actual dirigente estatal del Partido Acción Nacional (PAN), argumentando que desde hace tiempo había pedido que se investigara y se fincaran responsabilidades contra quienes habían incurrido en ilegalidades, en la anterior administración con la que el PAN culminó 30 años en el poder público estatal.

En el mismo tono, añadió “se lo dije muchas veces a la gente del PAN, pueden esconder la mano con la que roban, pero no la mano con la que gastan y han gastado muchísimo dinero”.

Y recalcó: “Si quería que las cosas se hicieran bien (refiriéndose al ex gobernador) no hubiera permitido que su partido o los militantes (que ocuparon cargos) robaran como robaron. No tenemos miedo a la crítica estamos acostumbrados. A partir de ahora, voy a estar informando todos los días a la ciudadanía sobre estos temas, para que los bajacalifornianos sepan lo que realmente ocurrió con ese gobierno tan corrupto, que fueron los ciudadanos los que lo echaron para afuera”. 

Comentarios