Regular
2.0Nota Final
Historia
Guion
Ritmo
Actuación
Puntuación de los lectores 2 Votos

Misterio Abordo o Murder Mystery es una película de fórmula que completamente se puede disfrutar en el hogar. Es genérica, con nula profundidad, con personajes caricaturizados que no se exigen, en donde los malos son muy malos y los buenos son genuinamente buenos y torpes. Misterio Abordo es para pasarla bien con una riqueza de escenarios que pueden resaltar entre el resto de las producciones.

El título en español de Murder Mystery le resta sentido al título original que evoca a las clásicas películas de detectives en donde se busca al homicida que comete un crimen en un momento especial ante personas con relaciones relevantes y conflictos de interés, es decir el juego de mesa Clue.

LEE:¿Ahora que hizo Luis Gerardo Méndez en Bayoneta?

Misterio Abordo es el juego de mesa Clue pero en película llena de clichés. Nos lleva por el viaje de aniversario de 15 años de matrimonio de la familia Spitz, la estilista Audrey, interpretada por Jeninifer Aniston y el poliía Nick, interpretado por Adam Sandler. En un matrimonio rebasado por la rutina, Nick decide llevar a su esposa por un tour en Europa y en el vuelo conocerán al vizconde Charles Cavendish, interpretado por Luke Evans, que los invitará por un crucero familiar por diversos puertos europeos que culminarán en Mónaco en donde habrá una disputa por una herencia en donde será asesinado el multimillonario Malcom Quince, interpretado por Terence Stamp. Nick usará sus habilidades policíacas para resolver el crimen en una trama llena de situaciones cómicas y ridículas.

Aunque es un gran cliché la película, todos los actores están en el tono de comedia, es una trama que se exige poco, un contenido débil que no requiere de concentración pero vale la pena ver por el juego de cámaras y por las locaciones en donde fueron grabas algunas escenas. El caso de Mónaco y las carreteras italianas son imperdibles, es lo mejor de la película. El humor es el característico de Adam Sandler y Jennifer siempre estará en un tono cómodo.

La película se ha promovido mucho por la participación de Luis Gerardo Méndez, curiosamente su personaje no habla y su actuación está al nivel del resto de los actores ya que ninguno se exige porque la trama es una comedia simple con un guión plano, predecible, cliché y sencillo.

La película sí es para verla en casa, pero no estoy seguro si yo pagaría por verla en cine y creo que es momento de hablar con Netflix y exigirle que no nos importa el volumen, lo que buscamos es calidad a cambio de nuestro pago puntual mensual.

Comentarios