Regular
2.9Nota Final
Historia
Guión
Actuación
Ritmo
Puntuación de los lectores 0 Votos

Es extraño revelar que es una película que me gustó pero que es la que menos me gusta de la serie de películas que han hecho de la Chica del tatuaje de Dragón. Llena de acción, inteligencia, detectives y traiciones que sobrepasa los estándares de Hollywood pero no logra ser entrañable.

La chica en la telaraña nos lleva a una aventura intensa de la justiciera, detective y hacker Lisbeth Salander, interpretada por Claire Foy, que es contratada para hackear al Departamento de Defensa de Estados Unidos y robar un programa capaz de activar las bases de misiles conectadas por internet en cualquier parte del mundo. Durante la misión descubrirá a los personajes interesados en poseer el programa y el resurgimiento de una organización que Lisbeth creía acabada. La historia llena de acción y nostalgia nos llevará por pasajes interesantes en donde conoceremos los motivos de Lisbeth por combatir a las mafias.

LEE: Han Solo, ahora sabemos el porqué el Halcón Milenario tiene tanta alma

La trama sobrepasa los estándares de Hollywood porque tiene un poco más de profundidad que una película de acción. El personaje se presta para ser enigmático, hostil, punk y desentendido de quienes la quieren cerca, la historia por si misma es interesante y el director uruguayo Fede Álvarez no podía fallar. Pero tampoco es la mejor versión de la Chica del tatuaje de dragón porque la trama termina siendo un cliché con villanos malos por ser malvados sin un motivo claro, solo quieren destruir al mundo. Entonces el guión falló, no construyeron una historia más compleja y optaron por cuidar las escenas de acción magistralmente producidas.

Destaco mucho la fotografía que aplicada a los paisajes nórdicos y suecos nos revelan grandes tonalidades de blancos, contrastes con el fuego, con el humo, con lo oscuro de los vestuarios que es visualmente atractivo. Visualmente es disfrutable.

El papel desperdiciado es el de Mikael Blomkwist, interpretado por Sverrir Gutdnasson, que ha perdido su revista al venderla a un empresario frívolo. En la historia Mikael parece un pretexto en lugar de una ayuda para la investigación, mientras que en las otras entregas soporta gran parte del peso intelectual del desarrollo de la investigación y en la Chica en la Telaraña solo tiene un par de hallazgos interesantes, solo uno de buen impacto.

La chica en la telaraña es una secuela directa de la Chica con el tatuaje de dragón de 2011 estelarizada por Rooney Mara y Daniel Craig, con mucho menos trabajo en el guión pero mayor producción en las escenas de acción.

Comentarios