Excelente
4.1Nota Final
Historia
Guión
Ritmo
Actuación
Puntuación de los lectores 0 Votos

Todo es tan predecible, es un gran homenaje a la primera entrega que logra sorprender. Algunos lo podemos ver como una clase de cómo retomar tramas y clichés y presentarlos con un estilo fresco y reinventado. Halloween ha regresado para quedarse, asustar y marcar a las nuevas generaciones.

Halloween es la historia de Michael Mayers, un hombre que ha permanecido 40 años internado en un manicomio luego de asesinar a 5 jóvenes. Al momento de su transferencia a otro centro de reclusión se logra escapar y busca terminar lo que dejó pendiente en la primera entrega: asesinar a Laurie Strode, interpretada por Jamie Lee Curtis, que durante 4 décadas y dos matrimonios se ha dedicado a entrenar y planear su venganza contra Michael Mayers. Ambos se enfrentarán, agregando personajes a la trama como Karen interpretada por Judy Greer hija de Laurie  y Allyson, interpretada por Andi Matichak, su nieta que han sufrido con los traumas que dejó Mikel en su juventud. Claramente es una secuela directa de la primera película por lo que hay que olvidar todo lo que haya pasado después de la primera película de 1978.

La película tiene un excelente ritmo, la música mantiene la esencia clásica al igual que la fotografía pues cuidaron los planos y encuadres para que trasmitieran interacción con el público y lo envuelven en miedo y suspenso. Hay sentido del humor que ayuda a romper la tensión y escenas de cliché que nos hacen adivinar la trama. Es parte del suspenso, la tensión y la sorpresa que generan el terror inigualable de Halloween.

LEE: Slender Man, la película de terror que no asustará a nadie

La historia me agradó porque  causan terror sin el recurso de casos paranormales, la historia se concentra en una persona con exceso de fuerza e inexplicable salud con un instinto de caza y una fijación con sus víctimas. Hasta cierto nivel es verosímil y por eso se siente cercana y el miedo es real.

No vayas a ir a romancear al cine, no lleves niños y si disfrutas del cine de terror, procura ir al cine de butacas grandes y muy cómodas de piel con pasillos amplios porque sobrarán los que se salen al baño como pretexto para no ver uno de los 28 asesinatos que se registran en la película.

Comentarios