Buena
3.3Nota Final
Historia
Guion
Actuación
Ritmo
Puntuación de los lectores 2 Votos

Si eres fanático de Quentin Tarantino amarás y disfrutarás Érase una vez en Hollywood, el nuevo proyecto del cineasta estadounidense que aprovechó el escándalo del clan de Charles Manson para hacerle un homenaje al cine. Quentin se inspiró en personajes reales y anécdotas de un periodo dificil del cine para lograr una historia muy “Hollywoodense” ambientada en 1969.

Érase una vez en Hollywood es la historia del doble de acción Cliff Booth, interpretado por Brad Pitt, especializado realizar las escenas de acción del actor de series western Rick Dalton, interpretado por Leonardo Di Caprio. Cliff tendrá un contacto con el clan de Charles Manson y su relación con su compañero, amigo y jefe Rick lo llevarán a viivir de cerca el ataque en Cielo Drive, donde murió Sharon Tate, interpretada por Margot Robbie, esposa de Roman Polanski, interpretado por Rafal Zawierucha.

LEE: Canaco insiste en instalar letrero Tijuana al estilo Hollywood

Lo bueno de la película son sus referencias y la madurez de un estilo narrativo y estético. Érase una vez en Hollywood son referencias de Tarantino, de sus películas, de su música, de su estilo western, de sus retos, anhelos y frustraciones. Podemos ver dilemas similares a Pulp Fiction y secuencias de Django, así como peleas a la Kill Bill. Se siente seguro y sabe que a sus seguidores les encatará lo que haga, porque tiene un estilo sólido y aceptado.

La historia no obedece a la realidad, no refleja lo que fue Charles Manson ni su clan. Realmente la película está dividida en 3 grandes fases. La primera centrada en Dalton, el personaje de Leonardo, que enfrenta en fin de su carrera y aprovecha su última oportunidad de demostrar su talento sacrificando el ego. La segunda parte se concentra en el cine y en el ambiente que vivía Hollywood, la guerra de Vietnam y los hippies. La tercera parte, el centro es del clan de Charles Manson, conocer como creció y cómo surgió la idea de asesinar a artistas de cine. El hilo conductor siempre es Cliff a pesar de que es el personaje del que se tiene que decir poco, y es quien menos crece como personaje.

Estéticamente es una bella y melancólica película, bien producida y ambientada, con actuaciones increíbles que te harán amar a Bruce Lee.

Si no eres fanático o seguirdor de Tarantino detectarás que la película es entretenida, con momentos divertidos, pero tiene un ritmo lento que abusa de la confianza y expectativa. Hay momentos inútiles y personajes que solo son un pretexto para dar un contexto melancólico o histórico como la gran mayoría de las escenas de Margot Robbie.

Reconozco que me la pasé bien, pero dificilmente la volveré a ver a voluntad. Está muy lejjos de ser Pulp Fiction o Kill Bill. Tiene calidad, pero no me parece entrañable ni recomenable para una segunda vista.

Comentarios