Buena
4.2Nota Final
Historia
Guion
Ritmo
Actuación
Puntuación de los lectores 2 Votos

Requiere de mucha paciencia y energía, es una larga historia que nos narra toda una vida de un integrante de la mafia italiana en Estados Unidos mediante una obra que rinde un homenaje a un periodo histórico del cine hollywoodense. Es fácil que guste y que cautive, pero la historia se toma su tiempo en los detalles que la hacen dificil para el público ansioso.

El Irlandés nos narra la historia de Frank Sheeran, interpretado por Robert De Niro, un hombre que dura más de 30 años en la mafia italiana en Estados Unidos y a quien acompañamos en su ascenso y declive personal y profesional. Veremos como los intereses políticos y económicos transformarán las metas y lealtades en la mafia de la década de los 60 a los 80, que se mueve fuertemente en el mundo de los sindicatos en donde Jimmy Hoffa es uno de los líderes, interpretado por Al Pacino. Sheeran se verá en diferentes dilemas en donde su hija Peggy Sheran, interpretada por Anna Paquin, y su amigo Rusell Bufalino, interpretado por Joe Pesci, serán las guias morales de Frank.

LEE: La Mafia del Poder y el Chapo, una serie que con un cierre “chairo”

La película es un homenaje al cine de mafia, es un tributo a El Padrino y a lo que contribuye la cultura italiana a la industria del entretenimiento en hollywood. Vemos ejemplos que transitaron en tres décadas en las que la pasión, organización política y arte italiano dominaron sectores importantes de la cultura y del entretenimiento en Estados Unidos. El indicado para hacerlo es Martin Scorsese y lo hizo a su gusto y medida.

La película es larga y es mi única queja. Siento que editarla no le hubiera restado importancia a elementos reiterativos y obvios que aparecieron en escenas durante la historia. Sé que Scorsese así lo diseñó y probablemente pierda al auditorio ansioso que a las dos horas en butaca necesita salir de la sala por alimentos, descanso o por otras necesidades.

Ver a Al Pacino, a Pesci y a De Niro es una gozada por sí sola, en verdad que la experiencia es grata en el momento que aparecen solos y juntos en escena.

La historia es rica, cubre toda una vida y así requiere de detalles y pasajes para comprender de cuerpo completo a Frank. Aunque el ritmo es atractivo y ágil y pocos momentos cae, siento que con 30 minutos menos de historia, la película pudo cumplir con la misma calidad. Aún así hay que reconocer el trabajo de los guionistas que hacen un trabajo de narrativa, cohesión, lógica, psicología y densidad en la trama; así como al diseño de producción en la ambientación y los de tecnología para rejuvencer a los personajes.

Para quienes son fanáticos de El Padrino, Cara Cortada, Los Infiltrados… ahora tienen una nueva película favorita. A mí me gustó aunque dudo volverla a ver pronto, pero si la recomiendo para verla en el cine, en las pocas salas que está, o esperar a que antes de diciembre sea publicada en Netflix y tener la posibilidad de pausarla cuando el antojo se haga presente.

Comentarios