Convencional
1.5Nota Final
Historia
Guion
Ritmo
Actuación
Puntuación de los lectores 0 Votos

Sentí un deja vu al ver Dumplin. Cada 5 o 10 años se producen el mismo tipo de películas que abordar una problemática de preparatoria, toman un personaje central y le dan motivos familiares, incomprensión entre sus compañeros y un desarrollo en el que se pone en riesgo sus lazos de amistad y familiares que se resolverán con el diálogo y la confianza. Eso es Dumplin, una película de Netflix.

Dumplin es la historia de Willowdean “Panquecito”, interpretada por Danielle Macdonald, una estudiante de preparatoria con obesidad que lucha contra los cánones de talla y guarda un rencor por los concursos de belleza. Ante el desprecio por los concursos se oculta la falta de comunicación con su madre Rosie, interpretada por Jennifer Aniston, que no conoce a su hija ni a su hermana Millie, interpretada por Maddie Baillio, que acaba de fallecer y realmente fue quien educó a Willowdean. Nuestra protagonista se la ingenia para estropear el concurso de belleza y se inscribe para competir por la corona, inspirada por la memoria de su tía Millie y en compañía de su amiga Ellen enfrentarán problemas, retos que las harán evaluar su amistad y pondrán a prueba su lealtad.

LEE: ¿Tienes obesidad o fumas? Cuídate de las hernias

La historia es de fórmula y es un guion que hemos  visto en diferentes tramas con diferentes conflictos, desde las películas cómicas como American Pie hasta las tradicionales historias de porristas.  La diferencia es que está bien adaptada a una realidad actual en donde hay una población considerable con sobrepeso y veladamente se aborda el tema de se trata de un problema de salud y no de estética, en algún momento Rosie lo menciona y hubiera sido magistral que la típica historia hubiera cambiado para abordar un tema más complejo y menos frívolo.

Lo que hay, es una historia de fórmula, tal vez necesaria para las nuevas generaciones, con actuaciones que cumplen, con un guion bien elaborado y un ritmo que funciona. Es lo que podríamos considerar una película de compañía, si te pierdes de alguna escena, es probable que no importe porque es tan sencilla que se explica sola y es predecible.

Yo la vi porque me interesa el tema de la obesidad y los cánones de belleza y por ser fanático del trabajo de Jennifer Aniston en comedias románticas.

Comentarios