4 de cada 10 mujeres mexicanas tiene un empleo fuera del hogar, lo que ubica al país como el segundo a nivel mundial con la menor participación femenina en la fuerza laboral (McKinsey, 2019). Para la Lorena Santana Serrano, Académica de la Escuela de Administración y Negocios en CETYS Universidad Campus Tijuana, se trata de una estadística que se relaciona directamente con las condiciones de trabajo.

“Se debe trabajar por generar en las organizaciones condiciones más flexibles, donde existan escenarios que permitan de manera equitativa el desarrollo profesional, pero también los diversos roles que juega la mujer”, compartió la especialista, haciendo énfasis en que son las áreas profesionales relacionadas con el tema asistencialista donde han concentrado sus esfuerzos.

Diana Woolfolk Ruiz, Directora de la Escuela de Administración y Negocios de Campus Ensenada, destaca que sólo el 29% de los cargos de mayor liderazgo en las empresas lo ocupan las mujeres; cifra que en los últimos 15 años sólo ha aumentado en un 10%, esto de acuerdo con un estudio de Grant Thornton.

LEE: ¿Cuáles estados compiten con BC en generación de empleos?

“Aunque en México se han desarrollado políticas públicas para promover la participación de la mujer en el ámbito empresarial,estos esfuerzos no son suficientes, porque se necesita un plan estratégico nacional, con objetivos en el largo plazo, donde se involucre: gobierno, sector empresarial e instituciones educativas”, puntualizó la Dra. Woolfolk.

Michelle Lazcano, Coordinadora de la Licenciatura en Inteligencia de Negocios e Innovación en Campus Mexicali, lograr conectar a los colaboradores con la filosofía organizacional de una empresa, así como con el mercado objetivo de un producto o servicio, no depende de si se es mujer u hombre.

“He tenido la oportunidad de dar cursos a mujeres emprendedoras y ha sido una experiencia increíble. Se crea un ambiente de franco apoyo, donde las alianzas se dan casi instantáneamente, y las recomendaciones detalladas nos cuentan historias completas donde siempre hay una parte que es de nuestro particular interés”, compartió Lazcano.

Entonces ¿cúal es y continúa siendo el reto? Se trata de la construcción de una sociedad más justa y equitativa, donde se dé el empoderamiento de la mujer en áreas como la Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, abonando así a los esfuerzos de la erradicación de la brecha de género.

Comentarios