Desayunar diariamente una dieta que incluya cereales y lácteos, es fundamental para afrontar el día. Es fundamental incluir en la dieta cotidiana cereales, trigo, maíz, avena, arroz y sus derivados, ya que son fuente importante de carbohidratos, vitaminas y minerales.

En cuanto a la leche, es considerada uno de los alimentos más completos, ya que proporciona prácticamente todos los nutrientes que se deben consumir, el yogurt es una buena alternativa para los intolerantes a la lactosa. 

LEE: ¿Cuáles son los alimentos que debes evitar poner en la lonchera de tu hijo?

 Incorporar los cereales en el desayuno permite obtener una gran cantidad de energía para el organismo, aunque la alimentación no debe basarse exclusivamente en ellos, aun cuando se combine con un producto lácteo. Para que un desayuno sea equilibrado deben estar presentes los lácteos, los cereales, las frutas y las verduras. También deben incluirse carne y sus derivados, sin omitir los azúcares, pero en cantidades moderadas.

 “Algunas consecuencias de no desayunar o hacerlo muy ligero, son decaimiento general, mal humor, falta de concentración, bajo rendimiento físico e intelectual, debido todo ello fundamentalmente a la falta de glucosa”, advirtió Óscar Castro Guevara, director de la Unidad de Medicina Familiar 38 del Instituto Mexicano del Seguro Social, IMSS en San Luis, Río Colorado, Sonora.

Desayunar eleva los niveles de azúcar como energía en sangre, lo que ayuda al cuerpo a funcionar con mayor efectividad. El rendimiento diario mejora con un desayuno adecuado, ya que ayuda a memorizar, concentrarse y aprender.

El buen humor también depende de un adecuado desayuno, ya que aporta glucosa, sustancia que suministra energía al cerebro y que tiene efectos directos en la creatividad. Por ello, subrayó el titular de la UMF número 38 que el primer alimento del día nunca debe omitirse.

Comentarios