Muy Buena
4.5Nota Final
Guión
Actuación
Ritmo
Historia
Puntuación de los lectores 0 Votos

Cuando escuché el llanto conmovido de quienes estaban en la sala y vi cómo se salían algunos, supe que se respiraba incomodidad y empatía. Corazón Borrado es una película difícil que exige madurez, responsabilidad y empatía o respeto a quienes viven acorde a sus sentimientos. Es una historia muy densa, con un excelente guión y fuertes actuaciones.

Corazón Borrado es la historia de Jared Eamons, interpretado por Lucas Hedges, un joven que ve interrumpido sus estudios para ingresar a un campamento de conversión luego de que sus padres sospechan que es homosexual. Jared vive momentos difíciles en durante las terapias en donde termina por descubrirse a sí mismo y encuentra la madurez para enfrentar a los terapeutas, a sus compañeros y a sus padres: Nancy y Marshal Eamons, interpretados por Nicole Kidman y Rusell Crowe. Durante la historia veremos torturas psicológicas reforzadas por fuertes sentimientos de culpa, momentos impactantes que enfrentan a la muerte y un fuerte amor familiar poco explorado. Jared aprenderá a aceptarse y a comprender el mundo por el camino difícil y estremecedor.

LEE: Sex Education, el morbo necesario para los padres Millennial

Corazón Borrado es una historia completa, fuerte, valiente, densa, cruda, estremecedora y bien elaborada. El nivel de actuación va acorde al desarrollo del guión que está basado en la obra autobiográfica Erased Boy de Garrar Conley y adaptada por Joel Edgerton que a su vez interpreta al terapeuta religioso Víctor Syles.

La historia se concentra en Jared pero se da la oportunidad de transitar y conocer historias secundarias de otros internos en las terapias de conversión con corte religioso. La película se torna intensa y fuerte cada que conocemos los motivos y prejuicios que de concentran en diferentes perfiles que rodean de culpa a Jared y a sus compañeros del retiro.

 

Comentarios