Muy bien
4.7Nota Final
Historia
Guion
Actuación
Ritmo
Puntuación de los lectores 0 Votos

Durante la última década pocas películas mexicanas me han sorprendido tanto como Complot Mongol, una historia que propone una narrativa fresca en un tono vintage con actuaciones atrevidas y dignas. Me divertí, me entretuvo y me sorprendió y por eso la recomiendo, creo que el cine mexicano debe considerarla como una puerta de entrada al atrevimiento.

Complot Mongol es la historia de Filiberto García, interpretado por Damián Alcázar, un policía que lo asignan para investigar a una mafia china y descubre un complot en dos sentidos que trata de inculpar a chinos y a rusos del atentado que se planea contra el presidente de Estados Unidos, Jhon F. Kennedy a la Ciudad de México. El policía descubrirá los intereses internacionales y la importancia que tiene México a la par que perfeccionará sus tácticas de investigación mientras descubre el amor en una trama de espionaje.

El guion es una joya, tiene humor negro, referencias a la época del presidente Adolfo López Mateos y nuestra actualidad, las escenas de acción están bien ejecutadas y el tono de la película tiene un ambiente vintage de los 60 con una edición ágil e impecable en donde luce la fotografía. La historia es simple, podríamos pensar que es plana pero se aprecia el trabajo complejo del guion que nos permite conocer a cada personaje y profundizar en sus motivos y gustos culposos. Si pudiera describir el estilo de la película sería una mezcla entre Jorge Ortiz de Pinedo, la obra teatral La Dalia Negra y House Of Cards en una receta muy bien llevada. En verdad estoy sorprendido de cómo rompieron la cuarta pared.

LEE: House Of Cards, cierra un ciclo pero abre una herida

Por primera vez Eugenio Derbez se alejó de sus personajes y su zona de confort, Xavier López demuestra que tiene energía de entregar más papeles y Bárbara Mori cumple. Todos están en un tono cómico, de parodia, la película es un thriller policiaco chusco que se desarrolla en un acontecimiento real.

LEE: Eugenio Derbez, cada vez más idéntico a Adam Sandler a la mexicana

Creo que la última vez que me divertí tanto con una película mexicana fue con Matando a Cabos en 2004 y desde entonces hay un progreso en el cine mexicano en edición y fotografía así como en efectos especiales como El día de la unión de Kuno Becker de 2018, pero nunca se había avanzado tanto en el guion. Hoy el guion es el verdadero protagonista y hay que aplaudirles a Rafael Bernal, autor del libro, y Sebastián del Amo que construyeron los cimientos de una película que vale la pena ver en pantalla grande.

Comentarios