El abuso de medicamentos, situaciones de herencia y traumatismos; son los principales factores de riesgo para tener enfermedades del riñón. Lo que se recomienda es cambiar hábitos y consumir alimentos con poca proteína así como llevar un  estricto control de la glucosa.

Las enfermedades renales crónicas son comunes en la población mexicana  y los diabéticos e hipertensos son mucho más proclives a presentar este tipo de padecimientos por lo que deben tener especial cuidado, sentenció el doctor José Luis García Arcadia, director del Hospital General Subzona (HGSZ) número 6 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tecate.

La función de los  riñones es fundamental, ya que limpian aproximadamente 200 litros de sangre, filtran 2 litros de desechos y el exceso de agua -expulsado por la orina-;  además,  liberan  tres hormonas importantes que son eritripoyetina (estimula la producción de glóbulos rojos por la médula ósea), renina (regula la tensión arterial) y la forma activa de la vitamina D (ayuda a mantener el calcio para los huesos), por lo que su buen funcionamiento es fundamental para la salud.

LEE: A sus 62 años le donó un riñón a su hijo

 Las enfermedades de los riñones atacan las nefronas lenta y silenciosamente haciéndolas perder su capacidad de filtración, lo que da como resultado lesiones o intoxicaciones, pasando quizá muchos años antes de que se manifieste el daño.

Algunos problemas son resultado de factores hereditarios, medicamentos, traumatismos y la poliquistosis renal,  que es un trastorno genético en el que se forman quistes en el riñón provocando insuficiencia.

Los principales síntomas frecuentes dolores de cabeza, cansancio y picazón por todo el cuerpo. Asimismo, precisó que si la enfermedad empeora, es probable que el paciente requiera orinar con más o menos frecuencia, pierda el apetito, sienta náuseas, vómito, manos y pies hinchados.

LEE: ¿Cómo saber si tenemos una infección en la vejiga?

 Los signos de enfermedad en los niños varían; tienen un crecimiento anormalmente lento, vomitan a menudo, sufren dolor de espalda y costado.

En las primeras fases de la enfermedad se puede mantener la función de los riñones por muchos años al tener un buen control de la glucosa en la sangre, presión arterial, el consumo alimentos con poca proteína y manteniendo una concentración saludable de colesterol en la sangre.

Comentarios