En las guarderías del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) implementó en su sistema de guarderías un novedoso programa de nutrición para procurar mejores expectativas de vida en la niñez y así evitar que desde edades tempranas se generen enfermedades que les afectarán su sano crecimiento y desarrollo.

A los menores que asisten a guarderías del Instituto se les brindan alimentos saludables, libres de azucares añadidos y en cantidades que cumplen estándares de nutrición de acuerdo a su edad y peso, lo que representa un esfuerzo que debe ser imitado por los padres de familia cuando los niños permanecen en casa.

El delegado del IMSS en Baja California y San Luis Río Colorado, Sonora, Francisco Iván Beltrones Burgos, explicó que al modificar los menús alimenticios se pretende revertir desde la infancia índices de sobrepeso y obesidad que afectan a un gran porcentaje de población en México y que además son precursores de padecimientos crónico degenerativos.

LEE: ¿Cómo es la dieta para cuidar de gripa a personas de la tercera edad?

 Desde 2016 en todas las estancias se ofrece a los infantes niños un menú sano, variado y suficiente en aras de propiciarles los nutrientes necesarios para su desarrollo.

En las estancias infantiles se les pueden compartir  los menús que se reciben sus hijos durante el día e incluso, en la página www.imss.gob.mx se publican las guías alimenticias que son de utilidad para todas las personas así como recomendaciones básicas de activación física y los efectos negativos que propicia el consumo de productos denominados “chatarra”.

La modificación de los menús además de eliminar azúcares añadidos, incorpora ácidos grasos esenciales y granos integrales, lo que representa un paso fundamental para reducir el riesgo de que adquieran enfermedades del síndrome metabólico en la edad futura.

“El refuerzo al programa nutricional que se brinda a los pequeños en sus estancias, pretende impulsar para ellos vidas saludables a largo plazo” destacó el delegado Beltrones.

El sobrepeso y la obesidad en menores de cuatro años prevalecerán en etapas subsecuentes de su vida, por lo que una alimentación saludable y una activación física adecuada, constituyen una base sólida para el adecuado crecimiento y desarrollo.

Comentarios