El Gobernador de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid, solicitó al Presidente de México, Enrique Peña Nieto, atender la situación migratoria extraordinaria que se vive en Baja California como asunto de seguridad nacional. La problemática sobrepasa la capacidad de atención de las autoridades locales, al sumar más de 9 mil centroamericanos los que han arribado como parte de la llamada Caravana Migrante.

De acuerdo a Francisco Vega, el Gobierno Federal debe ejercer sus facultades en materia migratoria, para establecer los controles que corresponden, en estricto apego a las leyes mexicanas y los derechos humanos que le asisten a toda persona.

La situación ya se salió de control, como ya sucedió este domingo, luego de que cientos de migrantes centroamericanos se dirigieron masivamente a las inmediaciones del puerto fronterizo entre Tijuana y San Diego, lo que ocasionó el cierre del que es el cruce fronterizo más transitado del mundo.

LEE: Alcaldía culpa a Derechos Humanos de impedir control de la caravana

 “Señor Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, con la voz de las y los bajacalifornianos, le pedimos respetuosamente que gire las instrucciones que correspondan para que de una vez por todas el Instituto Nacional de Migración haga su trabajo, para que estos migrantes se apeguen a nuestras leyes migratorias y aquellos que violen estos ordenamientos, sean sujetos de inmediato al proceso de deportación que corresponde”, señaló el Gobernador Vega de Lamadrid.

Vega de Lamadrid solicitó que se canalicen los recursos necesarios para soportar los costos básicos de alimentación, higiene, salud y alojamiento de los casi 9 mil migrantes centroamericanos que ya se encuentran en Baja California, los cuales advirtió, ya han estado gestionando desde que se hizo un cálculo de la magnitud del problema y de lo cual tampoco se ha tenido una respuesta, por lo que dicha necesidad se ha estado soportando con recursos de los bajacalifornianos, tanto económicos como humanos.

Pidieron que el albergue habilitado para atender a la caravana en la ciudad de Tijuana sea atendido por personal especializado en asuntos migratorios, ya que ni el estado ni el municipio disponen de personal acreditado para ese tipo de funciones a pesar de contar con dependencias con esos nombres.

La problemática extraordinaria se debería atender con la participación activa de todos los países involucrados, por lo que le solicitó además se establezcan las acciones diplomáticas con los países centroamericanos de donde provienen estos migrantes, así como que se fortalezcan las acciones conjuntas con el gobierno norteamericano para atender esta crisis y buscar una solución, evitando así que se extiendan las afectaciones a la vida cotidiana de las y los habitantes de Baja California.

 

Comentarios