De los más de 1,500 derechohabientes que recibieron tratamiento con antivirales de última generación en los últimos meses, el 96% eliminaron el virus en su totalidad y recuperan su calidad de vida. El Seguro Social proporciona los medicamentos de acción directa en diez centros hospitalarios de referencia ubicados en 9 entidades del país.

Al tratamiento sólo son candidatos los pacientes que tienen el genotipo 1 del virus y no todos los que padecen la hepatitis “C”. El IMSS está a la espera de que próximamente se abra a la venta un medicamento integral que combatirá todos los tipos de hepatitis “C” para incorporarlo a su cuadro de medicamentos.

LEE: Con adrenalina y un helicóptero, médicos logran exitosos trasplantes

Para la erradicación de la hepatitis “C” fue necesario incluir dos medicamentos innovadores en su cuadro básico que aplica desde abril de 2017, y con los cuales más del 96 por ciento de los derechohabientes tratados eliminaron el virus y recuperan su calidad de vida al detener el avance de padecimientos en el hígado, como cirrosis o cáncer.

Actualmente, 1,544 pacientes han recibido el tratamiento antiviral de acción directa, de los cuales, 1,483 respondieron positivamente a las 12 semanas en las que les fue aplicado.  Con el medicamento anterior el tratamiento duraba hasta 2 años, sin brindar certeza de cura. Con el actual, entre 3 y 6 meses los resultados se logran al 99 por ciento.

México ocupa el segundo lugar en América Latina, después de Brasil, con el mayor número de casos diagnosticados con hepatitis “C” con 232 mil, de los cuales 81 mil son derechohabientes del IMSS, en sus diversas modalidades de este tipo de padecimiento.

Cabe destacar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que las hepatitis “B y C” afectan a 325 millones de personas y son causa de cáncer hepático, por el cual 1.4 millones de personas mueren al año.

El Seguro Social cuenta con diez centros en hospitalarios de referencia en la Ciudad de México, Guadalajara, Nuevo León, Coahuila, Hermosillo, Tamaulipas, Tijuana, Puebla y Yucatán en los quese proporciona el tratamiento para hepatitis “C”, pero únicamente a los pacientes que son portadores del genotipo 1 del virus. El IMSS está a la espera de que próximamente se abra a la venta un medicamento integral que combatirá todos los tipos de hepatitis “C” para incorporarlo a su cuadro de medicamentos.

El antiviral de acción directa forma parte de la nueva generación de medicamentos que el IMSS incorpora a su cuadro básico en beneficio de los derechohabientes, como resultado de su fortaleza financiera lograda en esta administración.

Comentarios