El Gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, solicitó al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, la cancelación inmediata de la concesión al Aeropuerto Internacional de Tijuana, no solamente por ser una de las grandes compañías que han evadido por años el pago del agua, sino que también se detectó que arroja aguas contaminadas a un canal pluvial que desemboca al canal del Río, lo cual representa un foco de infección y genera un grave problema de contaminación.

Al presentar al mandatario estatal, el estatus de otras diez empresas involucradas en el “robo de agua”, el director de la empresa auditora Fisamex, Manuel García, presentó un video documental y gráfica que muestra la descarga de aguas usadas en diferentes procesos que provienen del aeropuerto hacia un arroyo natural, mismo que cruza por varias colonias como Lomas Taurinas, hasta llegar a un colector principal en la Zona del Río, problemática que se suma a la contaminación que llega a las playas de Imperial Beach, en California, que ha sido por mucho tiempo una demanda binacional.

LEE: Rescatan a 80 iguanas en cargamento en el aeropuerto

“Esto es lo que hace el aeropuerto, los concesionarios, esos multimillonarios que vienen a explotar, no solamente no pagan agua, ni predial, no pagan nada.. Al Presidente Municipal no le permitieron que sus inspectores verificaran el funcionamiento de los comercios del aeropuerto, de esa manera ha operado por años; dicen que tienen una planta de tratamiento, pero las aguas están enlamadas”, subrayó Bonilla Valdez.

En su intervención, la secretaria de Honestidad y Función Pública del Estado, Vicenta Espinosa Martínez, abonó que coadyuvarán con la Secretaría de Economía para revisar la ley que regula la salud y el medio ambiente.

Señaló que el aeropuerto no sola ha incurrido en una anomalía, en este sentido, dijo también que se analiza el historial de los “lecturistas” que elaboraban los registros a criterio, con evidentes irregularidades.

Comentarios