Mala
2.3Nota Final
Historia
Guión
Ritmo
Efectos Especiales
Puntuación de los lectores 2 Votos

Queen tendrá que esperar más años a que otro guionista y director se atrevan a contar su historia de una manera más interesante que Bohemian Rhapsody, una parodia de más de dos horas que atiende a los fanáticos del grupo al recrear escenas que conocimos mediáticamente para satisfacer la melancolía.

Es la primera vez que con exactitud no sé de qué trata la historia de una película. Decir que habla de la vida de Freddie Mercury, es muy amplio y es falso, decir que trata de la composición de sus canciones también es falso, decir que habla de drogas y el SIDA, también es falso o del problema entre Freddie y su padre también lo es. La película es tan amplía pero tan superficial que no aborda nada con seriedad y confundió el respeto al personaje con la mediocridad.

No esperaba ver sexo y drogas, pues no hubo. Esperaba ver una historia, algo que contar más complejo que una serie de sketches cómicos y melodramáticos entre imitaciones e interpretaciones musicales con buenos actores y buen presupuesto invertido en una excelente ambientación, efectos especiales y música.

Si eres fanático de Queen, lo vas a disfrutar aunque seguramente saldrás con ganas de ver una historia porque lo que realmente se ve en el cine es una buena imitación de Queen con sketches al estilo Parodiando de Televisa, obviamente con mejores actores y más presupuesto, pero en esencia es lo mismo.

Como ejemplo les puedo comparar la película de Jobs de 2013 de Ashton Kutcher y Steve Jobs de 2015 de Michael Fassbender, ambas son biográficas del fundador de la empresa Apple, pero Ashton hizo lo mismo que Bohemian, se concentró en cubrir clichés y recrear escenas mediáticas en lugar de reinventar al personaje y revelar detalles poco conocidos como lo hace Fasbender en Jobs.

LEE: Apuesta Maestra, diálogos llenos de acción que no te dejarán parpadear

El actor Rami Malek hace un buen papel de Freddie Mercury, exalta los estereotipos del personaje y es verosímil su desempeño, él no tiene la culpa que sus motivos sean de melodrama económico.

El problema es el guión flojo, débil y mediocre. Lo bueno de la película lo logra el director Bryan Singer que nos ha traído la gloria de X-Men Days of Future Past, logra una excelente ambientación, los efectos especiales y la mayoría de las caracterizaciones, así como la edición y el trabajo de musicalización.

Lo malo es que desaprovecharon la oportunidad de contar una historia épica de uno de los grupos más importantes de la historia mundial. Lo bueno, es que abre la oportunidad de que un verdadero guionista y productor fanáticos de Queen pueda desarrollar la película a la altura de la obra maestra que es Bohemian Rhapsody.

Hubiera preferido mejor reproducir el Live Aid de 1985 y ahorrarme los corajes de 2 horas de ver un esfuerzo hueco lleno de estereotipos que engañaran a muchos que defenderán la película como lo mejor, pero siendo honestos: es una película que no ganará ni un premio, está hecha solo para el consumidor melancólico.

 

Comentarios