TJBqpXTQvDE

El Sistema Integral del Transporte en Tijuana enfrentará un nuevo reto: el económico. Ahora los inversionistas de la empresa de empresas deberán empezar a pagar el crédito que adquirieron mediante el Banco Mundial para comprar los camiones que transitan por la ruta 1 y las alimentadoras en Tijuana.

Es un reto económico que compartirá tanto la empresa de transportistas como el gobierno municipal, pues fue una irresponsabilidad de ambas partes no haber logrado culminar un proyecto que prometió mejorar la movilidad en la ciudad.

En mayo, los transportistas tendrán que hacerle frente a las deudas y empezar a pagar el crédito de un sistema que ha recibido 4 ataques terroristas en los últimos 5 meses, entre los que destaca el que sufrieron los 39 pasajeros de Dos camiones durante la primera semana de abril y la bomba molotov que dañó el centro de operación y cómputo en la estación central. Ambos derivaron a la ampliación de 7 millones de pesos en seguridad para contratar a agentes privados que sin armas y con una silla de plástico tampoco podrán darle seguridad a los pasajeros y usuarios del ambicioso proyecto.

LEE: Gobierno tardó una semana en responder al ataque contra camiones de Tijuana

Pero, el gobierno municipal también le tendrá que hacer frente al problema, pues seguramente en noviembre Banobras y la Secretaria de Comunicaciones y Transportes le exigirán el reembolso por mil millones de pesos por no concluir las obras para el SITT y al no poder pagar, los recursos de la federación para Tijuana, serán sacrificados.

Ahora el SITT sí está en riesgo y el principal problema será la economía.

Comentarios