El cáncer de piel ocupa el quinto lugar entre los tumores que afectan a la población, por lo que cuidarnos de los rayos del sol podría considerarse como una medida de prevención de enfermedades.

El uso de cremas con factor de protección solar 30 (como mínimo), cubrirse con gorra o sombrero, camisa o blusa de manga larga y utilizar sombrilla para evitar el desarrollo de esta enfermedad son las 4 las medidas preventivas básicas ante los rayos solares.

 “El carcinoma basocelular, el más común por sobre exposición a los rayos del sol, afecta especialmente a personas de más de 60 años de edad”, explicó Edith Arce Pacori, directora de la Unidad de Medicina Familiar 32 del IMSS en Ensenada.

El epidermoide que aparece más en la piel de los varones como un abultamiento rojizo y duro; así como el melanoma maIigno, el más agresivo de todos en su tipo (ataca las células que dan pigmento a la piel, ojos y cabello).

Como quinto consejo: Es importante cuidar la piel en forma permanente con protector solar, en dosis aplicadas cada cuatro horas, principalmente en el horario de mayor factor de riesgo -de 10:00 a 17:00 horas–  con esta práctica se evitan los daños que producen los rayos ultravioleta (UVB y UVA).

LEE: ¿Cómo detectar si los niños tienen cáncer o algún tumor?

 El bloqueador solar reduce el efecto de los rayos ultravioleta B y A, principales causantes de lesiones en la piel, mientras que el bronceador no protege de la radiación UVA.

El diagnóstico de cáncer de piel se realiza en el IMSS mediante exploración clínica: se revisa la lesión sospechosa, sus características (si es asimétrica, de bordes regulares o irregulares), pigmentación (color claro u oscuro) y tamaño.

 El tratamiento que brinda el IMSS consiste en efectuar una resección quirúrgica como en el caso del carcinoma basocelular. Cuando la lesión llega a un ganglio se hace la biopsia respectiva, incluso se verifica su posible migración a otro sitio del cuerpo.

Comentarios